Cineclubcito, para salir del aturdimiento

Afiche -Tomo IDesde hace más de un año, en La Paz y luego en otras ciudades, se ha iniciado una serie de proyecciones bajo el nombre de Cineclubcito, en espacios alternativos, como restaurantes y librerías, con ingreso gratuito. Las sesiones convocan a ver películas latinoamericanas de gran calibre, con obras experimentales, óperas primas, que buscan, además, rendir homenaje al desarrollo de la obra, ese conjunto de trabajos imprescindibles  que constituyen una búsqueda creativa y de construcción de un autor.

Cineclubcito llegó a Bolivia con la idea de estrenar “películas latinoamericanas potentes y necesarias”, dice Diego Mondaca, uno de los gestores. “Para ello organizamos anualmente las Retrospectivas Cineclubcito, ciclos dedicados a aquellos autores aportaron con amor y furia al cine latinoamericano y mundial.”

¿Cómo surgió esta ocurrencia?

El Cineclubcito se fundó en Paris hace ya cuatro años, por Isabel Collazos Gottret, Diego Luque y Diego Mondaca. “Nuestro objetivo está en poder participar del cine, confrontarnos a lo que somos a través del él.” Las proyecciones buscan crear un encuentro que abra la posibilidad al diálogo. Para esto convocan a invitados especiales que varían según la temática del filme que se presente y que hace de mediador, abriendo el diálogo, acercando al tema y contextos que toca la película, como a los contextos del autor y su mirada. Poco a poco han logrado que las salas se llenen, que el público sea puntual y que se disponga a participar y aportar. “Éste es nuestro mundo Ch’xi, como diría la Silvia Rivera, y lo hemos hecho posible gracias a la reflexión y la práctica junto a todxs aquellos se han ido sumando y aportando, a lxs directores y distribuidores que confían en nosotros y nos permiten difundir su trabajo en Bolivia.”

A partir de este mes inicia la Retrospectiva 2019, dedicada al cine de Valeria Sarmiento (1948) y Raúl Ruiz (1941–2011), dos directores chilenos prolíficos y transgresores,  que hicieron del cine un verdadero laboratorio de ensayo y exploración, demostrando gran capacidad creativa en sus más de 150 películas. Valeria acaba de rodar en Valparaíso y aún hoy se sigue encontrando películas extraviadas que Raúl realizó por el mundo. Él murió en París a sus 70 años, poco después de haber ganado la Concha de Plata a mejor director en San Sebastián.

Esta Retrospectiva 2019 está dividida en 4 tomos. El primero se titula ¡Yo Soy Chileno!, que abarca principalmente las películas realizadas en un Chile pre y pos dictadura. Habrá una proyección por semana, comenzando el 27 de agosto en La Paz, Sucre y Tarija  y el 30 de agosto en Santa Cruz y Cochabamba. El detalle de las proyecciones se hará semanalmente. Recomendamos seguir a Cineclubcito en sus páginas de Twitter, Instagram y Facebook.

 Tomo I. Ruiz & Sarmiento: ¡Yo soy chileno!

  1. Palomita Blanca. Raúl Ruiz, 1973. Basada en la novela de Ricardo Lafourcade que, dicen, fue la novela más vendida de su época, refleja la conflictiva etapa de esos años en Chile, a través de una historia de amor entre dos jóvenes de mundos muy alejados. La película se terminó de rodar en 1973, los negativos estuvieron ocultos durante 17 años y logró ser estrenada sólo en 1992, después de la Dictadura. Con música original de Los Jaivas. Se proyectará el martes 27 a las 19:30 en Efímera (final Av. Sánchez Lima 2667).
  2. Tres Tristes Tigres. Raúl Ruiz, 1968. Adaptación de la obra de teatro de Alejandro Sieveking, la película fue premiada en Locarno. “Un laborioso tratado de chilenidad rampante. (…) una cinta muy desafiante, no solo para los espectadores de hace medio siglo, sino también para los de hoy” dice Héctor Soto en el diario La Tercera. Ruiz muestra en este film a tres personajes que se refugian en bares y callejuelas, en busca de una utópica felicidad.
  3. Amelia Lopes O’Neill. Valeria Sarmiento, 1991. Seleccionada para el Festival de Cine de Berlín, contó con la participación de Franco Nero y Laura del Sol, junto a otros. En esta historia, Sarmiento muestra el encuentro entre un periodista y un ladrón que se casó con Ana, aunque siempre estuvo enamorado de Amelia, su hermana.
  4. Días de Campo. Raúl Ruiz, 2004. Basada en un cuento de Federico Gana, la película participó en el Festival de Cine de Montreal. Se rodó en solamente 10 días, en la zona de Melipilla (a una hora de Santiago) y se lo considera como un filme esencial del cine chileno.
  5. Secretos. Valeria Sarmiento, 2008. Con guion de Raúl Ruiz, esta obra estuvo en el festival de Buenos Aires BAFICI. En formato de comedia, cuenta la historia de un ex militante de izquierda que regresa a su país luego de varias décadas de exilio. Tiene algo pendiente con su propia conciencia, en relación a la muerte de un compañero, pero su retorno lo enfrenta a una realidad muy distinta de la que había supuesto.
  6. La noche de enfrente. Raúl Ruiz, 2012. La última película de Ruiz tuvo su estreno mundial en la Quincena de Cannes y ha sido considerada como “una de las más grandes del cine, uno de los adioses a la vida con más encanto” (Richard Brody, The New Yorker). Es un relato sobre la espera de la muerte de un anciano que se pasea por lugares que mezclan la imaginación y la realidad.

 

Esta cartelera se publica también en la revista Rascacielos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.