#66SSIFF: palmarés y recomendaciones de #DíasDeCine

SanSebastian 2018Durante la semana pasada, si pasabas por el País Vasco, por 7,9 euros podrías comprar tu entrada y ver alguna de las decenas de proyecciones que el festival de Donostia ofreció a sus privilegiados visitantes. Este 29 de septiembre concluyó la versión N° 66 y estos son los títulos ganadores de la Sección Oficial:

  • Entre dos aguas, Isaki Lacuesta (España) – Concha de oro a la mejor película
  • Alpha, the right to kill, Brillante Mendoza (Filipinas) – Premio especial del jurado
  • Rojo, Benjamín Naishtat (Argentina, Bélgica, Brasil, Alemania, Francia, Suiza) – Concha de plata al mejor director, Darío Grandinetti (Argentina) – Concha de plata al mejor actor, Pedro Sotero – Premio del jurado a la mejor cinematografía
  • Blind Spot, Pia Tjelta (Noruega) – Concha de plata a la mejor actriz
  • Rojo, 
  • Premio del jurado al mejor guión: ex-aequo Paul Laverty por Yuli (España, Cuba, Reino Unido, Alemania) y Jean-Claude Carrière y Louis Garrel por L’homme fidèle

En las listas estuvo luciéndose Sirena, nuevo film boliviano, de Carlos Piñeiro, con guion de Juan Pablo Piñeiro y Diego Loayza, seleccionada para la sección Cine en Construcción, junto a otras 5 películas, entre un total de 181. Piñeiro (La Paz, 1986) es el autor de cortometrajes como Plato paceño (2013) y Amazonas (2015). En Sirena cuenta la búsqueda y rescate del cadáver de un ingeniero en una isla del Lago Titicaca.

El jurado de la sección oficial estuvo presidido por el director Alexander Payne (Entre copas, Nebraska, Downsizing), que contó con la participación de la directora de fotografía Bet Rourich, las productoras Agnes Johansen y Francesca Cima, el actor argentino Nahuel Pérez Biscayart y la actriz Rossy de Palma.

Entre sus muchas actividades programadas, #66SSIFF también quiere constituirse en un espacio de reflexión sobre la influencia de las nuevas tecnologías en el sector audiovisual, por lo cual ha creado la jornada “Zinemaldia & Technology”, en la cual se reunieron profesionales del cine y tecnólogos con la idea de enterarse de los avances y oportunidades que pueden encontrar en esta combinación de saberes.

Y la recomendación de la semana. Diez películas ganadoras del premio central de este festival, la Concha de Oro a mejor película:

  1. La caja de pandora, Yesim Ustaoglu. Turquía, 2008. La protagonista interpretó su personaje a la edad de 89 años, con una calidad interpretativa tal que le valió el premio a la mejor actriz. La directora Ustaoglu retrata a una familia que se ve obligada a reunirse y juntar sus esfuerzos para encontrar a su madre desaparecida, que padece de Alzheimer. Esta crisis desencadena una serie de hechos y descubrimientos, igual que una caja de sorpresas.
  2. Ciudad de vida y muerte, Lu Chuan. China, 2009. Filmada en blanco y negro y ganadora del premio a la mejor fotografía. La película, ambientada en 1937, es una historia intensa, feroz y deslumbrante acerca de la crueldad y el horror producidos durante la segunda guerra chino-japonesa.
  3. Neds (No Educados y Delincuentes), Peter Mullan. Reino Unido, 2010. Retrata los extremos por los que transcurre la existencia de un niño que, de acosado, educado y premiado académicamente, se convierte en un adolescente agresivo y consumidor de drogas, en su búsqueda por entender el sentido de su existencia en un ambiente degradado. Un gran análisis de las diferencias de clase y de las bandas juveniles de los barrios pobres.
  4. Los pasos dobles, Isaki Lacuesta. España, Suiza. 2011. Historia basada en el artista François Augiéras, un pintor y escritor francés que usó un búnker en el desierto para cubrirlo con pintura y dejarlo abandonado, con la idea de que la arena lo cubra y lo hunda para ser redescubierto en un futuro no tan lejano.
  5. En la casa, François Ozon. Francia, 2012. El talento de un estudiante de 16 años es descubierto por su profesor de literatura que, hastiado de la mediocridad de sus alumnos, lo entusiasma con la escritura. El joven, introvertido y algo extraño, logra involucrarse en la vida de una familia con la idea de escribir sobre ellos, pero las cosas se irán complicando. Cuenta con la participación de la maravillosa Kristin Scott Thomas.
  6. Pelo malo, Mariana Rondón. Venezuela, 2013. Junior es un niño de 9 años, hijo de una madre joven, viuda y desempleada con la cual viven, junto a su hermanito menor, en un enorme edificio multifamiliar de Caracas. Junior quiere tener el pelo lacio, para parecerse a un cantante que admira. El conflicto surge cuando su madre no logra reunir la paciencia que requiere para entender a su niño.
  7. Magical girl, Carlos Vermut. España, Francia, 2014. En una mezcla de suspenso, comedia y drama, Vermut muestra una complicada red de relaciones, manchadas por el conflicto y el chantaje, junto a la historia de un padre que intenta desesperadamente cumplir el último deseo de su hija de 12 años.
  8. Gorriones, Rúnar Rúnarsson. Islandia, 2015. Ari tiene 16 años y su apacible vida, mientras vivía con su protectora madre en la ciudad, entra en crisis cuando lo envían al campo para vivir con su padre, un individuo distante y alcohólico que no logra conectar con su hijo en esta nueva oportunidad que ambos tienen para reencontrarse.
  9. I am not Madame Bovary, Feng Xiaogang. China, 2016. Li Xuelian es una joven casada, que finge un divorcio para lograr privilegios ante el Estado. El tiro le sale por la culata cuando su esposo aprovecha la circunstancia para contraer nuevas nupcias, a partir de lo cual Li Xuelian comienza una interminable serie de intentos por lograr un resarcimiento.
  10. The Disaster Artist, James Franco. Estados Unidos, 2017. Basada en hechos reales, Franco dirige y protagoniza la historia de Tommy Wiseau, un extraño personaje que vivió en Hollywood y que produjo, protagonizó y dirigió la que se considera una de las peores películas de la historia.
Anuncios

Bolivia entre 20 países elegidos para una gran producción documental: WOMAN

Yann-Arthus Bertrand, el realizador que busca conocer el alma humana

Y Arthus-Bertrand©Quentin JumeaucourtEste año se rodó en Bolivia un segmento de Woman, el nuevo documental de Yann-Arthus Bertrand que codirige con Anastasia Mikova. El trabajo de este cineasta es mundialmente reconocido tanto por el público como por la crítica, y la participación de Bolivia no es poca cosa. Será la primera vez que seamos parte de una de las producciones de Bertrand, reconocido por sus espectaculares imágenes aéreas y su compromiso con temas sociales y ambientales.

Desde 2017 el equipo de Hope Production recorre unos 20 países del globo, con la intención de entrevistar a unas 3.000 mujeres. Lo hará hasta 2019. Marion Gaborit y Emilie Aujé, periodista y camarógrafa de Hope Prod. llegaron a Bolivia desde París en marzo y durante varias semanas nos dedicamos a encontrar mujeres con historias auténticas e intensas para compartir.

De Guarayos a París

Marion, Emilie y yo como responsable de la investigación y producción local, logramos cerca de 30 entrevistas en varias regiones del occidente y el oriente del país, incluyendo la provincia Guarayos, desde donde conversé con Bertrand a través de una video llamada. “El papel que las mujeres ocupan en un país es uno de los indicadores que mejor revela su buen estado”, dijo entonces y explicó por qué decidió hacer este documental: “Woman es ante todo un reflejo del mundo de hoy. Me he dado cuenta que durante todos estos años no habíamos intentado saber qué significa ser una mujer en este mundo de hombres. Hoy es un tema de moda, pero no lo era tanto cuando empezamos, por eso decidimos hacer esta película. Desde que empecé, he estado trabajando con muchas mujeres (así debe ser) y he cambiado de opinión sobre mi madre y sobre mi esposa, por ejemplo. Pienso que si los hombres escuchamos todo lo que hemos hecho, podremos entender mejor a las mujeres”. Sigue leyendo

Las mujeres de Sofía

0sofia_coppolaNacida en Nueva York, Sofía Coppola es parte de la “realeza” hollywoodense, su papá es el cineasta Francis Ford Coppola, su abuelo era compositor y entre sus parientes próximos están Nicolas Cage y Talia Shire. Cuando tenía un año de nacida su papá la puso en la pantalla (El Padrino, 1972), siendo la primera de varias actuaciones en películas de Francis. Aparece también en Frankenweenie (Tim Burton, 1984) y en Star Wars Episode I (George Lucas, 1999), por citar algunos títulos. Lo suyo, sin embargo, no es la interpretación. Aunque ha hecho videoclips, piezas publicitarias y diseño de ropa, la mayor destreza de Sofía es escribir sus propios guiones y dirigirlos. Gusta de contar historias casi siempre de mujeres, muy bellas y que además se ven, casi siempre, aburridas. Su línea narrativa se compone también de una característica común en sus historias y es el afán por hacer indagaciones psicológicas en sus personajes, que suelen ser algún tipo de celebridad.

“Me gusta escribir sobre momentos en los que las personas atraviesan una transición y tratan de aprender algo sobre ellos mismos”, dice.

Ésta es su filmografía completa a la fecha y su propuesta, en general, es notable. Sigue leyendo

No busques a ciegas: títulos seleccionados de Netflix para relajarse en casa

Tantas películas y tan poco tiempo para elegir: ese cada vez más complicado momento en que, cuando finalmente nos sentamos y logramos hacernos del control remoto, es perentorio encontrar algo que nos reconforte y nos gratifique por un día que puede haber sido tan bueno como difícil. Al encender el televisor hay tanto para buscar, que al terminar de revisar ya pasó al menos una hora. Para eso fue pensada esta cartelera, deja de perder tiempo en la búsqueda y ve directamente a la opción adecuada. Esto son ocho títulos sin desperdicio, para diversos gustos y circunstancias, todos con estupendas credenciales. Buena semana y buen cine para todos. Sigue leyendo

El cine de Isabel Coixet

Esta catalana, nacida en Sant Adrià de Besòs en 1960 ha dirigido 22 películas desde 1984 y es la primera directora en ganar dos veces el Goya a la mejor dirección. En total ya tiene 8, además de otros varios premios. En 2017 su largometraje La librería ganó el máximo galardón del cine español a la mejor película, además de mejor dirección y mejor guión adaptado.

DSC_5276Isabel Coixet es también una cineasta que trabaja frecuentemente en documentales y proyectos que promueven los derechos humanos y la lucha contra la violencia de género. Actualmente está rodando su nueva obra, Elisa y Marcela, dos mujeres que se casaron en La Coruña, el año 1910, convirtiéndose así en el primer matrimonio homosexual registrado en España. La directora ha comentado que al conocer esta historia, supo que quería contarla, por la valentía y el coraje de esas mujeres que desafiaron a la sociedad, a la Iglesia y a los convencionalismos de la época. Producida por Netflix, estará en nuestras pantallas en 2019. Mientras tanto, esta es la selección imprescindible de las que considero sus mejores películas: Sigue leyendo

El carisma de Darín

De ascendencia italiana y libanesa, este argentino es probablemente uno de los actores más queridos en el mundo latino. Está en lo del arte desde siempre, ha comido, bebido y respirado el oficio casi toda su vida. A los 10 años debutó en el teatro junto a sus padres, también actores y hasta ahora ha participado en al menos una decena de obras teatrales y cincuenta películas, además de muchas series y telenovelas.

Siempre activo, es famoso también en Twitter, donde destaca sobre todo por ayudar a quienes le piden difundir mensajes de solidaridad. Su cuenta @BombitaDarin, tiene más de 318.000 seguidores y se dedica básicamente a retuitear sobre personas desaparecidas, perros abandonados, campañas de solidaridad y su propio trabajo como actor. Sigue leyendo

Ana y Clemencia

Su lealtad es innegociable. Siempre de trato generoso, son las caras más queridas de la Cinemateca Boliviana. De los 42 años de su creación, Ana Sotomayor y Clemencia Nina están ni más ni menos que 31. Sus primeros salarios eran de 60 bolivianos. Llegaron cuando la salita y el repositorio que alberga el patrimonio cinematográfico más importante del país estaba en su primera infancia. Con el tiempo ya conocían a su público. Era la época en que ibas con tu carnet de estudiante o de Amigo de la Cinemateca y pagabas Bs 1,50 por ver joyas del cine en una butaca añeja, como la esquina Indaburo y Pichincha. La Clemen te veía y en lugar de preguntar qué asiento querías, te entregaba tu taquilla favorita, sabiendo qué lugar te gustaba y preguntando qué tal fue tu día, con la franqueza de quien nada espera, con la claridad del aprecio mutuo. Sigue leyendo