Dos años de ayuno

Dos años y una pandemia después, llegó la decimosexta versión de la larga noche de museos, la esperaba con ansias. Eran cientos de propuestas. Había que tener muy claro dónde querías ir, entendiendo que las filas podían ser eternas; vi una que ocupaba unas cuatro cuadras, por la calle Sagárnaga, donde había un local enSigue leyendo «Dos años de ayuno»