El toque mágico de la Palma de Oro

Probablemente el Festival de Cannes sea el evento mayor del cine mundial, el exponente que mejor dosifica el glamour, la participación de los medios, el cine de autor, el mensaje político y la calidad de las películas que selecciona. Su premio principal, la Palma de Oro, es el sueño de todo cineasta, aunque tiene también otros galardones, llamados el Gran Premio y el Premio del Jurado. Me animo a asegurar que ver las premiadas de Cannes, en cualquier categoría, es una idea que casi siempre será gratificante.

manbikikazokuEste año, la versión N° 71 del festival ha galardonado con el premio mayor al japonés Kore-eda, por Shoplifters, mientras BlacKkKlansman, de Spike Lee, logró llevarse el Premio Especial del Jurado y Jean-Luc Godard se hizo de la Palma de Oro Especial, con Le Livre D’Image.

Aparte del palmarés, es menester anotar el título de la película que ha inaugurado la competencia, pues hay que verla. Se trata de Todos lo saben, del ya premiado Asghar Farhadi (Irán). Esta película ha sido rodada íntegramente en español y ha unido en la pantalla a Ricardo Darín, Penélope Cruz y Javier Bardem. Sobra decir que todos estos nombres juntos provocan una elevada expectativa, así que, ya saben. 

Mientras esperamos que lo mejor de Cannes llegue a nuestas salas, repasemos a 10 ganadoras de revisión obligada de los últimos años.

  1. La clase. Laurent Cantet (Francia). Es la historia de François, un maestro de secundaria en un barrio periférico de París, con estudiantes adolescentes, conflictivos, de orígenes y culturas diversas. François y sus colegas deben juntar todas sus fuerzas para educar a jóvenes cuyas vidas han sido apropiadas por el desánimo.
  2. La cinta blanca. Michael Haneke (Alemania). Una joya fílmica, grabada a color y posteriormente convertida a negro y blanco, refleja los extremos de la perversidad humana a través de esta narración, ambientada poco antes del inicio de la primera guerra mundial. Una historia a partir de una serie de sucesos extraños que el director utiliza para reflexionar sobre el origen del nazismo.
  3. El Tío Boonmee que recuerda sus vidas pasadas. Apichatpong Weerasethakul (Tailandia). Tan hipnótica como inclasificable, narra el periplo del tío Boonmee que, al descubrir que sufre una enfermedad en los riñones decide volver a su lugar de origen, dando lugar a un viaje plagado de apariciones reales y oníricas.
  4. El árbol de la vida (*) Terrence Malick. (Estados Unidos). Aquí no hay historia, en el sentido clásico del término, así que no hay que esforzarse ni por contarla, ni por entenderla. Es un poema visual que inunda la pantalla con emoción y sensaciones, gracias a la dupla genial que logra Malick con la fotografía del mexicano Emmanuel Lubezki (La jaula de las locas, Y tu mamá también, Gravedad, Birdman, El renacido y mucho más), así que para disfrutarla lo mejor es acomodarse y sentir, sin racionalizar.
  5. Amor. Michael Haneke (Austria). Anne y Georges son una pareja de octogenarios, ex maestros de música clásica. Viven una jubilación aparentemente tranquila en París, unidos por un sentimiento que pervive a través del tiempo. Un día, Anne sufre un infarto y la vida de ambos cambia de un modo para el cual no se han preparado, pero que enfrentarán con lo único que tienen, el amor del uno por el otro. Un retrato de la soledad que llega con la vejez.
  6. La vida de Adèle. Abdellatif Kechiche (Francia, Bélgica, España). Ésta es la historia de amor de dos muchachas que se descubren a través del deseo. Adele es una joven adolescente que da por hecho que le gustan los chicos, hasta que conoce a Emma, una impetuosa joven que se lleva el mundo por delante y que provocará que Adele descubra quién es en realidad. Una historia preciosa, con actuaciones de alto vuelo.
  7. Sueño de invierno. Nuri Bilge Ceylan (Turquía). Una extensa reflexión sobre la vida, a partir de tres personajes. El protagonista, un actor retirado, dueño de un hotel campestre en la estepa turca, su joven esposa y la hermana de aquél, con las cuales tiene una relación que se deteriora día con día, a medida que el invierno se acerca. Una película que depende casi exclusivamente de su guión y actores, con escasas locaciones y ningún efecto especial. Me animaría a decir que casi no hay banda sonora. Una historia que para algunos podría ser aburrida, pero que en mi opinión bien vale sus tres horas y media de duración.
  8. Dheepan (*). Jacques Audiard (Francia). Dheepan escapa de la guerra civil en Sri Lanka junto a dos desconocidas, una mujer y una niña huérfana. Los tres dicen que son familia y piden asilo en Francia, donde deben aprender a sobrevivir sin conocerse entre ellos, sin entender el idioma y la cultura, en un barrio marginal, asolado por la delincuencia. Una historia de coraje, en la que tanto la nobleza de espíritu como la falta de escrúpulos son actitudes que valen para salir adelante.
  9. Yo, Daniel Blake (*). Ken Loach (Reino Unido). Daniel Blake es un carpintero que ha tenido que dejar de trabajar debido a problemas cardiacos. La pensión que recibe es insuficiente y se ve obligado a pedir ayuda en la asistencia social. Por si fuera poco, se hace cargo de una familia que llega al vecindario. Daniel es fuerte de espíritu, hábil para arreglar cosas, solidario y disciplinado, pero todo eso parece ser muy poco cuando tiene que enfrentarse a una burocracia sin corazón.
  10. The Square. Ruben Östlund (Suecia). En la moderna Estocolmo, al curador de un museo de arte contemporáneo, un hombre guapo y acostumbrado a los placeres de una vida acomodada, le roban su teléfono celular. Este hecho desencadena la trama que es, en realidad, un cuestionamiento a la existencia del ser urbano, contemporáneo, europeo, blanco, famoso, rico y “feliz”.

(*) Disponibles en Netflix

Esta página se publica también en la Revista Rascacielos.

 

Anuncios

Jugar a la gallinita ciega

Quienes gozamos de buena visión, probablemente hemos sentido lo que es no ver sólo cuando hacemos de gallinita ciega, ese juego infantil en el que buscamos a nuestros compañeros guiándonos únicamente por los sonidos y caminando a tientas. Fuera de eso, dudo que nos molestemos en investigar más allá. Es muy fácil dar las cosas por hechas. Ver una película, por ejemplo, es algo que no implica más esfuerzo que sentarse frente a una pantalla, mirar y escuchar. Lo difícil es ponerse en el lugar de aquellos que no tienen todos los sentidos y pensar qué podrían necesitar para disfrutar del cine. ¿Será que tienen que hacer un esfuerzo adicional? No. La respuesta correcta es que nosotros, los que tenemos la ventaja de gozar de todos los sentidos, debemos practicar aquello llamado empatía y crear formas de inclusión para las diferencias funcionales. Eso es no solamente lo correcto; es una manera de aprender a ser mejores seres humanos.

Reemplazar imágenes visuales con imágenes sonoras

Para el caso de la discapacidad visual, el tiflocine o audiodescripción es un mecanismo de inclusión creado para brindar información hablada durante la proyección de una película, dando descripciones que den significado a las piezas visuales y lograr la comprensión de aquello que no se ve. Esto se aplica no solamente al cine, sino también a la televisión y el teatro, por ejemplo. Es, en otras palabras, un sistema creado para sustituir la falta de percepción visual. Sigue leyendo

La mirada latina

#DíasDeCine. Hace poco leí que Estados Unidos es el tercer país que más películas produce en el mundo, después de India y Nigeria. El documento también decía que son seis corporaciones de Hollywood, conocidas como majors, las que deciden qué películas producir, cuáles exhibir y dónde. Estas mismas compañías se llevan más del 80% de los ingresos generados por la taquilla en Norte América (EEUU y Canadá) y algo similar, quizá más del 50%, sucede con las ganancias de ventas en el resto del mundo.

Según la Revista Icónica, en India los cines son de una sola sala y mantienen los precios de las entradas a precios accesibles; además, las historias se hacen en las lenguas de las regiones en que se exhiben. En Nigeria, la industria cinematográfica es la que más funcionarios tiene en su país, después del gobierno. Sus películas son rápidas, de bajo coste y se distribuyen sobre todo en DVD o VOD (video on demand). Para los interesados, hay varias en Netflix.

La industria cinematográfica de EEUU domina desde hace mucho el mercado mundial, lo cual no se debe necesariamente a su calidad de contenidos, sino más bien al poder irrefutable que ha desarrollado para copar los mercados. Y es que aquí una de las palabras clave es distribución. Es como cualquier otro producto. Son innumerables los ejemplos de marcas de apreciable valor, que no logran crecer en ventas porque hay competidores que se enfocan en trabajar el mercadeo y la distribución antes que la sustancia misma. En este punto es fácil recordar marcas de chocolates, licores, ropa y cosméticos, por citar algunos, cuyos productos están en todos los estantes de todos los comercios. Tienen copados los circuitos de distribución y como están a la mano, los compramos, pues no tenemos tiempo para buscar otros mejores, que nos gustan más, pero son un poco más difíciles de conseguir sea por falta de puntos de venta, publicidad y capacidad competitiva, como el precio de venta. Están, además todos los cambios que ha generado, no solamente en nuestros hábitos, sino en la forma en que se puede explotar ahora la producción audiovisual, la llamada televisión a la carta o VOD, de proveedores como Hulu o Netflix. Ese es otro tema del cual podemos conversar más adelante.

Este ejemplo prosaico, pero ilustrativo, nos conduce a la cartelera de hoy. La propuesta es saborear cine con otra sazón y otra mirada; descubrir películas importantes y menos famosas, un desafío a salir de nuestra zona de confort, que será gratamente compensado con hallazgos insospechados.

La mirada latina

Guarden esta cartelera, es una selección de películas de ficción galardonadas como mejor película, el año pasado en festivales y premios de países hispanoamericanos.La mirada latina

  1. Festival Internacional de cine de Cartagena (FICCI). Viejo Calavera (Kiro Russo) Bolivia.
  2. Festival de Cine de Lima. La familia (Gustavo Rondón Córdova) Venezuela.
  3. Festival Internacional de Mar del Plata. Duty (Annemarie Jacir) Palestina.
  4. Festival Internacional Pachamama Cinema de Fronteira. Histórias que nosso cinema (não) contava (Fernanda Pessoa) Brasil.
  5. Festival de La Habana. Alanis (Anahí Berneri) Argentina.
  6. Festival de San Sebastián. The Disaster Artist (James Franco) EEUU.
  7. Festival de Sitges. España. Jupiter’s Moon (Kornél Mundruczó) Hungría.
  8. Festival de Valladolid – Seminci. The Nile Hilton Incident (Tarik Saleh) Suecia.
  9. Premios Platino. Verano 1993 (Carla Simón) España.
  10. Premios Ariel. La 4ª compañía (Amir Galván Cervera, Mitzi Vanessa Arreola) México.
  11. Premios Sur. La luz incidente (Ariel Rotter) Argentina.
  12. Premios Macondo. Pariente (Iván Gaona) Colombia.
  13. Premios Feroz. Verano 1993 (Carla Simón) España y La Llamada (Javier Ambrossi, Javier Calvo) España.
  14. Premios Fénix. Una mujer fantástica (Sebastián Lelio) Chile.
  15. Premios Gaudí. Tierra firme (Carlos Marques-Marcet) y Verano 1993 (Carla Simón) España.
  16. Premios Goya. La Librería (Isabel Coixet)
  17.  España.

Párrafo aparte merece Zama, de la gran Lucrecia Martel (Argentina), que no se ha llevado premios a mejor película, aunque sí a mejor dirección y otras menciones especiales. Martel es una directora imprescindible de nuestro tiempo. Baste leer a Guy Lodge de Variety, cuando sobre Zama dice: “Desconcertante y embriagadora a partes iguales (…) Homenajea a la obra de Di Benedetto en términos estrictamente cinematográficos y logrando un efecto formal hipnótico.”

zama horiz

Esta página se publica también en la revista Rascacielos del periódico Página Siete.

Días de cine – mirando en decúbito proclive

En marzo concluye la temporada de premios internacionales, con los más famosos, aunque cada vez menos vistos Oscar. Un dato, en cuatro años, la audiencia bajó de 44 millones de televidentes a 26,5. Los mandamases de la industria deben estar preocupados y dicen que aún se preguntan por qué han perdido tremendo trozo de cuota de pantalla. Si me lo preguntan, hay una respuesta elemental, luego pueden ir a hurgar los pliegues. Simplemente es cada vez más la gente que ve menos televisión. De hecho, conozco quien no enciende su TV hace meses. Entonces, si la gala hollywoodense mantiene su formato, guión (jamás quitaré la tilde de esta palabra, RAE) y estilo desde hace décadas, no hay nada de qué sorprenderse, por muy Óscar que sea. En su favor, hay que reconocer que fue la ceremonia más inclusiva que se haya visto.

Mirando en decúbito proclive

Ahora, a lo nuestro. El ambiente aún está tibio y con aroma a trofeos. Aprovechemos la resaca de alfombras rojas para repasar algunas propuestas premiadas o nominadas que Netflix nos trae para ver sin salir de casa, pues como dice mi colega Adrián Nieve, para disfrutar de ir al cine, debes obviar los mil inconvenientes de interactuar con otros seres humanos, entre otros detalles. Sigue leyendo

#DíasDeCine – El Oscar

Domingo 4 de marzo, fecha de la entrega de los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas (AMPAS), también conocidos como premios Oscar. Millones atenderán la transmisión en directo desde el Teatro Dolby en Los Ángeles. ¿Vieron ya todas las nominadas? Lo dudo, así que les dejo unos apuntes para la ceremonia más famosa del cine y un mini resumen de las 9 nominadas a mejor película.

  • La gran Octavia Spencer es la primera mujer afroamericana con tres nominaciones en la categoría de mejor actriz de reparto.
  • Greta Gerwig es una joven escritora, actriz y directora de 34 años y con su ópera prima, Lady Bird se ha convertido en la quinta mujer en la historia del Oscar en conseguir la codiciada nominación en la categoría de mejor director.
  • Mery Streep es soberbia, tanto que sus logros ya no sorprenden, pero tampoco molestan. Es que Mery es una actriz natural, logra tal nivel de autenticidad que siempre crea personajes impecables. Tiene 21 nominaciones en su haber, de las cuales ha ganado tres: Kramer vs Kramer, La decisión de Sofía y La dama de hierro.
  • Rachel Morrison, fotógrafa, llegará a la alfombra roja de hoy siendo la primera mujer en ser nominada para la categoría de mejor fotografía, por su trabajo en Mudbound (Netflix). Rachel también ha hecho la fotografía de Black Panter, actualmente en cartelera.
  • Jordan Peele, gracias a su tremenda Get Out, logra ser el quinto director negro en ser nominado como mejor director. Es también la primera persona en tener tres nominaciones simultáneas: mejor director, mejor película y mejor guión original. Nada mal y aún no cumple 40 años.
  • Christopher Nolan, un director con realizaciones de ligas mayores, con producciones de la talla de Inception, Memento, Insomnia, Batman Begins y The Prestige, llega con su primera nominación como mejor director, por la preciosa Dunkirk.
  • The Insult es la película que ha logrado la primera nominación al Oscar para su país, Líbano.
  • Habrá que ver con qué cara llega a la ceremonia el británico Roger Deakins, veterano fotógrafo que escuchará su nombre en la categoría de mejor fotografía, por ¡decimocuarta vez!. La película de este año es Blade Runner, pero este señor ya ha trabajado en títulos de alto vuelo, como Fargo, Sueños de Libertad, El gran Lebowski, La Villa, El Lector, La Duda, Skyfall y más.
  • Guillermo del Toro, que está arrasando por cuanto festival y premio pasa, estará hoy escuchando su primera nominación como mejor director. Antes lo fue, por El Laberinto del Fauno, en la categoría de mejor guión original. Veremos si La Forma del Agua aumenta la lista de los 80 galardones que ya tiene en su haber.

Sigue leyendo

#DíasDeCine

Que pensar en elegir una película para ver el fin de semana no te fatigue. Que elegir esa película no sea una decisión lamentable. Que la película que veas hoy te haga sentir bien, te haga pensar un poco distinto, te haga sonreír, asustar o lagrimear con gusto. Que te haga algo, así sea un pellizco de ganas de más o, en el mejor de los casos, sea una tibia caricia para tu sistema nervioso central. Esas son las premisas de esta columna, que estrenamos también en la Revista Rascacielos que se publica cada domingo junto al periódico Página Siete.

Por lo tanto, acá les dejo 20 títulos, un menú variado, una lista sin pretensiones, pero con entusiasmo. Poca cosa si consideramos toda la oferta disponible; mucho si el tiempo no nos es suficiente para todo lo que quisiéramos hacer. De todas formas, es una selección que ojalá les sirva para despejar un poco esa ruta llamada “qué puedo ver hoy”. Sigue leyendo

Las películas con mayor cantidad de nominaciones en 2016

¿Para qué sirve ordenar una lista de películas? En términos prácticos, para muy poco. Es más una actividad de entretenimiento, sobre todo para quienes gustamos de organizar cosas, ideas, información. En el caso de la lista que ahora propongo, es un dato que sirve de referencia para quien quiera elegir sus películas sin el esfuerzo de investigar mucho. La cantidad de participaciones en selecciones oficiales y concursos es un parámetro que permite preparar la lista de compras de DVD, entradas al cine o sesiones de Netflix, cómodamente. Además, luego de que uno comienza a ver e indagar más, es cuestión de dejarse llevar, ya que una película lleva a otra y así puede lograrse muy agradables descubrimientos.

La que ahora ofrezco es una lista meramente referencial, un divertimento sin aspiraciones de manual, tan solo para entretener a quien le guste preparar, buscar y disfrutar sus películas.

Yo adoro perderme en la pantalla, vivo, río, sufro y lloro las buenas historias, las actuaciones soberbias, las bandas sonoras de ensueño, la fotografía mágica, el diseño de arte, del vestuario, en fin… Por eso es que todos los años me propongo hacer mi catálogo personal, pero siempre termino usando información suelta que encuentro en mis exploraciones por la red.

Esta vez decidí intentarlo con más empeño, comencé a hacer la lista y para ordenarla, elaboré una tabla (soy muy proclive a hacer tablas, de casi todo). El proceso, en principio, no tenía mayores pretensiones, pero luego el resultado se convirtió en una poco despreciable base de 70 producciones que han participado en 14 festivales o concursos de los más de 40 que se realizan a lo largo de cada año en el mundo.

Es información cuya única aplicación es la charla ociosa, lo cual no le quita valor, sino todo lo contrario.

Sigue leyendo