Alcira

Tupiceña, muchas arrugas, pocas canas, ni un diente, energía al 100%. “Cuando era niña y había luna llena, mi mamá, ponía un bañador con agua y le hacía dar el reflejo. Después, me lavaba el cabello con esa agüita, para que no tenga canas. Ahora, casi ochenta ya estoy por cumplir y mirá mi cabello,Sigue leyendo «Alcira»

Ser mamá y jugar Pokemon Go

Hace poco fui insultada públicamente, en la universidad donde me titulé, por dos académicos de renombre, en frente de un público de más de 150 personas. Lo único que recibieron a cambio fue algo parecido a una sonrisa. Sucedió en una conferencia académica, en la que participaba un ilustre profesor de literatura de una universidad mexicana,Sigue leyendo «Ser mamá y jugar Pokemon Go»

A %d blogueros les gusta esto: