Estamos viviendo días complicados, ciertamente. Mientras algunos comenzamos a asomar la cabeza más de un día a la semana, otros practican con entusiasmo eso que llaman “cuarentena dinámica”, que a ratos tiene más de dinámica que de cuarentena, en fin. Son días extraños, en los que a cada hora surge un nuevo e inesperado cambio. Hace rato que dejó de existir esa rareza llamada ‘estabilidad’, sea de la naturaleza que fuere. Y mientras estamos desaprendiendo, procesando y adaptándonos a cuanta cosa pasa, sólo puedo recomendarles dos cosas: mantengamos la distancia física y veamos películas. La distancia nos protege, el cine nos puede unir.

Para hoy, he elegido cinco nuevos títulos descubiertos en la gran N roja, una deliciosa selección. Disfruten.

1 La_pelicula_de_mi_vidaLa película de mi vida. Selton Mello, Brasil, 2017. El protagonista nos narra su historia en primera persona y cautiva desde la primera escena. Es el chico más bueno del pueblo, aficionado al cine, hijo de una pareja que parece ser un ejemplo de matrimonio hasta que un día, al regresar a casa después de haberse recibido como maestro de escuela, descubre que su padre ha desaparecido. La búsqueda de una explicación se convierte en la razón de ser del joven Tony, mientras descubre el amor, el sexo y otros misterios. Adaptación de la novela “Un padre de película” de Antonio Skármeta.

2 Para SamaPara Sama. Waad al-Kateab, Edward Watts, Reino Unido, 2019. Es, muy probablemente, uno de los mejores documentales que he visto jamás. Waad es una joven universitaria que se convierte en periodista a raíz de la violencia surgida en la ciudad siria de Alepo, cuando la población reclamaba por los abusos de poder del presidente Bashar al-Ásad. Waad filma su vida cotidiana, al lado de un esposo médico, en medio de los bombardeos, para que Sama, su hija recién nacida, pueda un día entender por qué se quedaron en Alepo, mientras miles huían, buscando refugio en otros países. Nominada al Oscar como mejor documental, ganadora de un premio BAFTA, de los Premios de Cine Europeo, entre muchos otros reconocimientos.

imagesMonos. Alejandro Landes, Colombia, 2019. El creador de ‘Cocalero’ nos entrega una obra muy superior, filmada en lo alto de las montañas de la selva colombiana, donde un grupo de adolescentes, enlistados en la guerrilla, cumplen con la misión de vigilar a una mujer que han tomado como rehén. La naturaleza humana y la crudeza de sus miserias sólo añaden dramatismo a las desgracias de estos jóvenes, cuya vida parece no tener ningún sentido. Premio Especial del Jurado en Sundance. Nominada a mejor película internacional en los Goya.

4 Los caballerosLos caballeros. Guy Ritchie, Estados Unidos, 2019. Bastante despreciada por la crítica, creo que será muy bien aceptada entre el público, porque es una pieza muy grata en lo visual. Es una entretenida comedia, con ese tono inconfundible que otorga el sentido del humor británico, la elegancia europea y las escenas de acción de los mafiosos que compiten por su mercado. El elenco es, por sí solo, carnada suficiente para verla.

5 Mi_nombre_es_DolemiteMi nombre es Dolemite. Craig Brewer, Estados Unidos, 2019. Confieso que toda una vida de firme desprecio hacia el comediante Eddie Murphy ha tambaleado al ver esta película, nominada a mejor comedia y a mejor actor en los Globos de Oro. Una buena manera de recordar que muchas veces, dentro de un comediante de poca talla puede ocultarse un buen actor dramático. Murphy interpreta a Rudy Ray Moore, un controversial e innovador artista que se hizo conocido en los años 70 y se hizo llamar Dolemite.

 

 

 

Esta página se publica también en la revista Rascacielos